Utilizamos cookies de terceros para ofrecerle una mejor navegación. Si continúa, consideramos que acepta su uso. Más información en condiciones de uso

Legorburo Legorburo Reestructuración de empresas… Te apoyamos financieramente.
           

Reestructuración Financiera, el complemento

05/03/2014

Reunificaciones de Deuda, Reunificación de Préstamos, Reunificación de Créditos etc son desde hace ya más de un lustro, y en especial desde el comienzo de la crisis económica, anuncios habituales dentro de los medios de de comunicación tales como Prensa, Radio, Televisión, Internet… Sin embargo, se generaliza esta terminología para identificar a los procesos de Reestructuración Financiera.

Es necesario diferenciar más que los términos, los procesos que engloban cada uno de los diferentes términos que se emplean. Existen multitud de empresas dedicadas a la Reunificación de Deudas, Préstamos, Créditos etc, pero se tratan de procesos unilaterales e independientes de un proceso global de salvamento de empresas. La Reestructuración Financiera, es el complemento a un proceso integral de Reestructuración de Empresas. Como se mencionaba en artículos anteriores, este proceso debe ser en la mayoría de los casos una fase más dentro del proceso de salvamento de empresas.

¿Cuándo se necesita una Reestructuración Financiera?

El proceso de Reestructuración Financiera es difícil enclavarla en una situación marco o tipo, debido a la singularidad que existen en los problemas de cada tipología de empresa. Pero en vista de unificar un criterio afín e independiente de la tipología, sector y características de la empresa nos acogemos al contexto del artículo nº 2 Ley 22/2003, 9 Julio,  Concursal, para definir la Insolvencia Financiera de una empresa como:

Reestructuración Financiera“Incumplimiento generalizado de obligaciones tales como: obligaciones tributarias exigibles; cuotas de la seguridad social; demás conceptos de recaudación conjunta; las de pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo; obligaciones con proveedores comerciales y acreedores bancarios”.

En base a ello, es necesario que la sociedad realice un proceso de Reestructuración Financiera antes de que se origine la situación presentada y evitar así que incurra en una situación de Insolvencia Financiera.

¿Cómo actuar si nos encontramos ante la Insolvencia Financiera de la empresa?

En primer lugar, reiterar que la Reestructuración Financiera debe ir ligado a una Reestructuración Operativa para establecer ventajas competitivas a largo plazo, y no soluciones únicamente cortoplacistas.

La Sociedad debe realizar un análisis económico-financiero y estratégico para determinar cuáles son las causas del origen del incumplimiento regular de sus obligaciones más exigibles. En base a las conclusiones obtenidas, es necesario coordinar los objetivos establecidos en la Reestructuración Operativa con las acciones a realizar en el proceso de Reestructuración Financiera, determinando así los planes de actuación a corto, medio y largo plazo.

Para ello es necesario la elaboración de un Plan de Viabilidad Financiero que incorpore una previsión de tesorería (Cash Flow) en cada uno de los escenarios, escenario actual, y escenario tras el proceso de Reestructuración Financiera. Ejercitando la aplicación de los planes establecidos a corto, medio y largo plazo debemos obtener un Cash Flow de la Sociedad que permita su supervivencia y su mejora competitiva a largo plazo.

¿Cuáles son las Herramientas empleadas en los procesos de Reestructuración Financiera con Entidades Financieras (Bancos, Caja de Ahorros,…)?

Las herramientas generalmente empleadas en los procesos de Reestructuración Financiera suelen ser las siguientes:

1)    Carencia del pago de capital de los préstamos y créditos de la Empresa

2)    Ampliación del plazo de los préstamos y créditos de la Empresa

3)    Diferimiento del pago de intereses y posterior capitalización

4)    Quitas de capital de los préstamos y créditos de la Empresa

Las Quitas de Capital es una herramienta comúnmente empleada en procesos de Reestructuración de Deuda con Acreedores Comerciales. En el caso de Entidades Financieras, esta herramienta no es empleada exceptuando en la Fase de Convenios del proceso de Concurso de Acreedores.

5)    Operaciones de dación de pago

Las operaciones de dación de pago, consisten en la cancelación del endeudamiento del deudor, en este caso de la empresa,  con la entidad financiera mediante la entrega por parte del deudor generalmente de un activo inmobiliario o mobiliario perteneciente al mismo.

¿Y Cuáles son las Herramientas más empleadas actualmente en los procesos de Reestructuración Financiera con Entidades Financieras? ¿Y por qué?

Actualmente las herramientas comúnmente utilizadas son: Carencia del pago de Capital y Ampliación del Plazo. Las Entidades Financieras (Bancos, Cajas de Ahorro...) están prescindiendo del uso de las otras tres herramientas (Diferimiento del pago de intereses y posterior capitalización; quitas de capital y operaciones de dación de pago) debido a que les obliga a emplear “nuevos” recursos económicos.

Pero ¿Por qué decimos que estas herramientas obligan a las Entidades Financieras a emplear “nuevos” recursos económicos?

En el caso del empleo de la herramienta (Diferimiento del pago de Intereses y posterior capitalización), la Entidad Financiera de Crédito tendría que incrementar su posición de riesgo sobre endeudamiento (Pasivo) ya concedido a la empresa debido al incremento del importe nominal de capital del préstamo o crédito.

Y para el caso del empleo de la herramienta (Dación de Pago), la Entidad Financiera debería realizar la adquisición de los activos de la empresa, con el consiguiente aporte de nuevos recursos y posteriormente cancelar el endeudamiento existente de la empresa con la Entidad Financiera.

Existe otra tipología de herramientas pero que no son afines a procesos de Reestructuración de Pymes sino a Empresas con un alto volumen de Pasivo Financiero denominadas “Gran Empresa”, que pueden ser cotizadas o no cotizadas. Una de las más conocidas es la Capitalización de Deuda, es decir, bajo acuerdo entre el deudor y la Entidad Financiera se da entrada a este última de manera temporal en el capital social de la empresa. Mediante esta fórmula, se reduce drásticamente el ratio de endeudamiento, es decir, el  apalancamiento financiero de la empresa permitiendo así poder lograr nueva financiación para la sociedad. Tal y como hemos comentado este tipo de herramienta no puede tener cabida en los procesos de Reestructuración de Pymes debido a la complejidad de este proceso.

¿Y las herramientas con Acreedores Comerciales y Acreedores No Comerciales?

Las herramientas expuestas y aplicables a la Deuda con Entidades Bancarias son también de aplicación al  resto de Acreedores de la Sociedad, tanto Acreedores Comerciales, como Acreedores  No Comerciales (Obligaciones Tributarias, por ejemplo). En ambos casos se aplica generalmente la herramienta del Aplazamiento de Pago.

En el caso de Acreedores Comerciales, se ejerce la herramienta del aplazamiento de pago en  busca de dos objetivos:

1.- Incrementar el PMP (Periodo Medio de Pago), intentado lograr que el  PMP sea mayor que el PMC (Periodo Medio de Cobro). Con ello logramos una Financiación vía comercial, que permitirá mejorar el Cash Flow Operativo de la Sociedad.

2.- En caso de existencias de deudas vencidas con dichos Acreedores Comerciales, se establece un vehículo de pago (Plan de Pago) asociado a la propia actividad comercial que les vincula, en busca de mantener la relación con el Acreedor Estratégico a largo plazo, evitando así la pérdida del suministro por parte del mismo.

En el caso de Acreedores No Comerciales, que generalmente se tratan de endeudamiento con Organismos Fiscales y Tributarios es posible buscar el diferimiento del pago de impuestos y cuotas de la seguridad social, estableciendo un sistema de pago mediante aportación de garantías adicionales, siendo válidas en la mayoría de los casos garantías inmobiliarias.

En definitiva, la Reestructuración Financiera es y debe ser el complemento a un proceso integral de salvamento de empresas. Su aplicación de manera individual, puede corregir y resolver desviaciones de la empresa a corto plazo, pero no corregirá los problemas estructurales de la sociedad. A su vez este proceso exige la aplicación de las diversas herramientas mencionadas para lograr dicho objetivo, siendo necesario un estudio profundo de la mejor combinación de ambas en pro de lograr aliviar y mejorar ostensiblemente el Cash Flow de la Sociedad evitando así su Insolvencia Financiera.

Qué opinas

Nombre E-mail Comentarios    
Post relacionados
Legorburo
¿Cómo Salvar a mi Empresa?
Acciones a emprender para llevar a cabo con éxito .....
Legorburo
Reestructuración Operativa, valor en alza
La Reestructuración Operativa es uno de los ejes f.....
Legorburo
Proceso de Venta de una Empresa: Fases
Principales fases que componen el Proceso de Venta.....
Sobre el autor
Legorburo Juan Legorburo Socio Director. Experto en Asesoramiento Financiero de Empresas desde hace más de 20 años

Videos

Redes Sociales
 
 


C/ Velázquez, 126. 3º B - 28006 Madrid Télefonos Contacto: 91 561 44 67 - Fax: 91 563 36 68 E-mail: jlegorburo@legorburoconsultores.es
Legorburo Consultores, S.L. © Copyright 2019 Aviso Legal