Utilizamos cookies de terceros para ofrecerle una mejor navegación. Si continúa, consideramos que acepta su uso. Más información en condiciones de uso

Legorburo Legorburo Reestructuración de empresas… Te apoyamos financieramente.
           

¿Cómo afrontar la refinanciación y reestructuración de una empresa de energías renovables?: El Real Decreto que llega…

14/04/2014

¿Cómo afrontar la refinanciación y reestructuración de una empresa de energías renovables?: El Real Decreto que llega…

El Real Decreto y la orden ministerial que regularán «la actividad de producción eléctrica a partir de fuentes de energía renovable, cogeneración y residuos» han dado lugar a una gran polémica en el sector de las energías renovables.

Y no en vano. La reforma de Alberto Nadal (Secretario de Estado de Energía) y de José Manuel Soria, modifica una vez más el sistema de retribución del sector. Desaparecerán las primas o subvenciones a las renovables y se abrirá paso a un nuevo sistema de rentabilidad fija del 7,39% para cada instalación (rentabilidad del bono español a 10 años más 300 puntos básicos), en el que se valorarán ratios de eficacia y eficiencia, y no sólo el volumen de energía producido. La propuesta de Soria y Nadal establece una retribución para las renovables que cubra los costes de inversión que no puedan recuperarse a través del mercado y, si fuera necesario, otra retribución que cubra la diferencia entre los costes de explotación de las instalaciones y el precio de mercado.

José Miguel Villarig, Presidente de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) afirmó que “el Gobierno, partiendo de un diagnóstico equivocado, al considerar a las renovables culpables del déficit de tarifa ha cargado sobre ellas el gran peso de su reforma energética, y en gran medida sobre la eólica, cuando son las únicas tecnologías autóctonas y limpias que pueden reducir la dependencia energética española, que supera el 75%”. Según el estudio de APPA “Impacto macroeconómico de las renovables en España”, el coste acumulado de las renovables entre 2005 y 2012 fue de 26.899 millones de euros produciendo un ahorro de 32.538 millones de euros en el mercado mayorista. Esto supone que por cada euro de prima a las renovables, el sistema eléctrico se ahorró 1,2€. Es obvia la discrepancia existente entre el sector y la CNMC, la cual subraya que la factura de las primas a las renovables representa aproximadamente el 45% del total de los costes regulados del sistema eléctrico.

Esta reforma dará lugar a una gran reducción de los ingresos previstos para el sector, si bien, la cuantía de dicha reducción difiere según las fuentes consultadas. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) dicha cuantía será de 1.700 millones de euros, mientras que según datos aportados por la APPA (Asociación de Productores de Energías Renovables), la reducción de los ingresos del sector se situará en torno a los 3.400 millones de euros.

Ya sea aceptada una u otra cifra, de lo que no cabe duda es del gran impacto y graves consecuencias que la medida tendrá para el sector.

Esta nueva reforma del sistema de retribución de las renovables añade mayor incertidumbre jurídica, si cabe, a la ya existente en el sistema, más aún cuando los efectos contemplados por la misma serán aplicables con efectos retroactivos. Sin ánimo de valorar lo acertado o no del esperado Real Decreto de renovables, existe una consecuencia directa a esta incertidumbre jurídica, la huída de los inversores hacia inversiones más seguras, con el consiguiente efecto en el desarrollo de las renovables en España. Thomas Becker, consejero delegado de la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA), mostró su preocupación por la retroactividad de la reforma y añadió “es difícil entender cómo España puede poner en peligro a su industria eólica, que es líder en el mundo”. Para la Unión Española Fotovoltaica (Unef), la cosa está clara: “El nuevo texto empeora las condiciones para los inversores, desoyendo a la Comisión Europea y a todos los organismos reguladores”.

Sin duda, una modificación de tal magnitud pone en riesgo la viabilidad de numerosas empresas del sector por dos razones fundamentales:

  1. Los grandes niveles de inversión característicos del sector han obligado a las empresas a hacer frente a un elevado endeudamiento que sitúa su ratio de apalancamiento financiero entorno al 80%. En cifras, el endeudamiento que acumula el sector se encuentra en torno a los 44.000 millones.
  2. La capacidad de repago de dicha deuda (tanto intereses como amortización de capital) fueron en su día calculados en base a unas expectativas de ingresos futuros. El “cambio de las reglas del juego a mitad de la partida” situará a muchas de las empresas del sector en situación de insolvencia, ya que este sector se caracteriza por tener rentabilidades a largo plazo que hacen muy difícil una adaptación de las mismas a nuevas situaciones.

¿Cuál es la solución?

Durante los próximos meses nos encontraremos, muy posiblemente, ante una trágica situación. Empresas que eran viables se convertirán en empresas no viables, y los concursos de acreedores de renovables se multiplicarán. Pero, ¿Qué sucederá con aquellas empresas que, aún siendooperativamente viables, asumieron un nivel de deuda que se torna excesivo tras la reforma? Existe una solución, la refinanciación de la deuda/ reestructuración de la deuda.

Como es fácilmente deducible, además de a las empresas de energías limpias, esta reforma tiene otros principales afectados, las entidades financieras. La alta exposición del sector financiero a las empresas de renovables (25.000 millones de euros están en manos de bancos españoles, principalmente, BBVA, La Caixa y Santander, y 14.000 millones en manos de bancos extranjeros) hace no sólo conveniente sino imprescindible, la colaboración tanto de unas como de otras para hacer frente a esta nueva situación, a través de la refinanciación y reestructuración de la deuda de las renovables.

A modo orientativo, se espera que el 45% de las instalaciones no tenga problemas de liquidez o refinanciación. Un porcentaje similar, si bien se espera que tenga más problemas, será viable tras una adecuada refinanciación. Finalmente, entre un 10 y un 15% de las instalaciones de renovables tendrán serios problemas de viabilidad y podrían acabar cayendo “presas” de bancos o fondos buitre.

¿Qué energías serán las más afectadas?

Existen dos grandes damnificadas de esta reforma. Atendiendo a la mayor reducción de ingresos, las empresas que más saldrán perdiendo serán las eólicas, que verán reducidos sus ingresos previstos para 2014 en 608 millones de euros. Sin embargo en cuanto a nivel de deuda, las empresas más perjudicadas serán las empresas de energía fotovoltaica, que acumulan, aproximadamente, la mitad de la deuda del sector. Para estas, la reducción de ingresos se estima en aproximadamente 373 millones de euros.

Ahora bien, el resto de empresas de renovables también se verán afectadas. Así, la reducción de ingresos para energía termosolar será de 186 millones de euros, para la cogeneración, de 176 millones de euros, para la hidráulica, de 150 millones y, finalmente, para el tratamiento de residuos, de 30 millones.

En cuanto al resto de la deuda se encuentra distribuida entre las energías eólica (13.000 millones de euros) y termosolar (10.000 millones de euros).

¿Cómo afrontar la refinanciación y reestructuración de una empresa de energías renovables?

Es importante acudir siempre a una reestructuración de deuda “de la mano” de una firma especialista en reestructuraciones, ya que lo que está en juego es la propia viabilidad y existencia de la empresa y no son procesos fáciles. En ellos, las entidades financieras tratan de endurecer drásticamente las condiciones, ya sea imponiendo elevados tipos de interés, exigiendo nuevas y mejores garantías, exigiendo repago de atrasos, etc. Es importante tener en cuenta que si lo que se está tratando de conseguir es una reestructuración que permita la viabilidad de la empresa, las nuevas condiciones pactadas con las entidades financieras no pueden poner en tela de juicio la misma, pues de ser así, no se habrá conseguido más que “dar una patada hacia delante” al problema, empeorando las condiciones tanto para la empresa como para sus accionistas, que frecuentemente avalan las operaciones de sus empresas.

En definitiva, son palpables las diferencias existentes en las cifras aportadas por el Gobierno y por el sector, sin embargo, tanto unas como otras nos conducen a la misma conclusión: la necesidad indudable de las empresas de energías renovables de llevar a cabo una reestructuración de su deuda que asegure su viabilidad en el largo plazo. Dicha reestructuración debe dejarse en manos de consultoras especialistas en refinanciaciones y reestructuraciones. Desde Legorburo Consultores, llevamos más de 7 años ayudando a las empresas españolas a superar la crisis económica que ha asolado España. Ahora toca salvar, con eficacia, al sector de energías renovables, reestructurando financieramente sus empresas. Estamos convencidos de que “saldremos de ésta” con éxito.

Fuentes: “Impacto macroeconómico de las renovables en España” APPA, “La banca y las renovables preparan la refinanciación de 45.000 millones” Expansión.com; “Industria pide a los bancos que faciliten la refinanciación de las renovables” Eleconomista.com; “Castigar a las renovables es castigar a los consumidores” Javier García Breva; “La eólica europea advierte que la reforma energética provocará la desindustrialización y la pérdida de liderazgo mundial del sector” APPA.

Esperanza Gaviria

Legorburo Consultores

Qué opinas

Nombre E-mail Comentarios    
Sobre el autor
Legorburo Juan Legorburo Socio Director. Experto en Asesoramiento Financiero de Empresas desde hace más de 20 años

Videos

Redes Sociales
 
 


C/ Velázquez, 126. 3º B - 28006 Madrid Télefonos Contacto: 91 561 44 67 - Fax: 91 563 36 68 E-mail: jlegorburo@legorburoconsultores.es
Legorburo Consultores, S.L. © Copyright 2019 Aviso Legal